Homenaje a los 80 años de Guillermo Blanco

Universidad de Talca, Campus Santiago
17 de agosto 2006
Por Paulina Urrutia, ministra de Cultura

En nombre del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes quiero agradecer la oportunidad que tenemos de estar reunidos hoy, para celebrar y homenajear en un nuevo cumpleaños a Don Guillermo Blanco.

GBlanco004Homenajeamos hoy día a un gran escritor y Premio Nacional de Periodismo. Durante su vida nos ha entregado maravillosos cuentos, novelas, ensayos y crónicas.

Conocemos la gran obra de don Guillermo, desde su monumental e imprescindible Gracia y el Forastero, a las columnas periodísticas que lo hicieron acreedor del Premio Nacional de Periodismo en el año 1999, ámbitos desde los cuales ha realizado, sin duda alguna, un aporte invaluable al desarrollo cultural de nuestro país.

Quiero destacar sin embargo, aquel aspecto menos conocido de su trayectoria profesional, un ámbito que nos relaciona estrechamente y que transforma a don Guillermo en un hombre fundamental en el nacimiento de la institucionalidad cultural que hoy nos cobija.

Convencido que el escritor tiene una misión, un deber con su comunidad, don Guillermo presidió, con mucho éxito, el Consejo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, entre los años 1997 y 2000.

Como lo consigna la Memoria de dicho Consejo, éste se encontraba en una etapa de estabilidad cuando asumió su presidencia:

“Es viernes, y en uno de los salones de la Casa Central de la Universidad de Chile, bibliotecarios, profesores, escritores y algunos hombres y mujeres del mundo de las letras y la cultura escuchan las palabras de Guillermo Blanco.

Las palabras del presidente del Consejo rebotan contra los enormes muros de la sala y caen sobre aquellos despistados que, por un momento, se habían olvidado de dónde estaban:

‘Estamos celebrando cinco años de la fecha que se creó el Fondo. Nacía de una serie de carencias, como suelen nacer tantas de las cosas buenas en Chile’, sentenció Guillermo.”

Algunos años después, reconocerá que en el Consejo aprendió cosas que ni se imaginaba. En efecto, antes de ser Presidente había participado como jurado en algunos concursos, sin embargo, dijo “no tenía idea de la amplitud del trabajo que se hace. Mi hipótesis es que, de las inversiones del Fisco, ésta es una de las mejores”.

Durante sus años de Presidente del Consejo se involucró activamente en distintos temas relacionados con el libro y la lectura: la creación de nuevos concursos y programas; el establecimiento de Becas para profesores, bibliotecarios y curadores; el desarrollo de encuentros entre profesores y escritores; la suscripción de numerosos Convenios internacionales, entre los que destaca el Convenio de Florencia, que ha permitido la libre circulación de bienes culturales, ente ellos el libro.

Por eso hemos querido estar hoy presentes en este homenaje.

Queremos decirle don Guillermo, muchas gracias por su talento y por su generosa obra, que trascendió las fronteras del arte y ya es parte fundamental en la educación de nuestro país.

Muchas gracias también al servidor público, que logró a través de innumerables empeños hacer del libro y la lectura un bien que hoy distingue y honra a nuestro país.

Muchísimas gracias.

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>