Vivir, revivir, escribir

CLASE MAGISTRAL, UNIVERSIDAD DE TALCA En el acto de recepción De la medalla Abate molina Talca, 7 de abril de 2004. Por Guillermo Blanco A veces le preguntan a uno por qué escribe. El preguntado se sorprende, casi siempre. Escribir –piensa–  es un acto sin porque. Tampoco es fácil dar respuesta a ¿por qué vive? Ni razonar una sonrisa; ni explicar por qué A se enamoró de B y no de otra persona; o por qué a algunos nos gusta escuchar la música del agua en instrumentos como una cascada, un estero entre piedras, o la lluvia. ¿Por qué escribe? Si lo arrinconan, uno busca la ficción de una respuesta: “Como me cuesta abrirme a los demás, le hago mis confidencias al papel”. O: “Escribo porque siento”. O:  “Porque tengo la vocación de la palabra”.  Y/o: “Porque me importa lo que pasa” (y para evitar que pase, en el sentido de irse sin dejar un rastro)....

El escritor, la imagen, la palabra

Por Guillermo Blanco Este texto fue leído por el autor como ponencia en el Encuentro de Escritores argentinos y chilenos, realizado en Buenos Aires los días 25, 26 y 27 de setiembre de 1990, con el patrocinio de las Universidades Católicas de Buenos Aires y de Santiago. En él se plantean respuestas a dos preguntas: ¿Cuáles son las “Potencialidades, problemas y perspectivas del escritor latinoamericano” con miras al futuro próximo? y ¿qué futuro puede preverse a “La imagen y la palabra en el nuevo siglo”? Participaron siete escritores de ambas nacionalidades, razón por la cual cada uno escogió un punto de vista, sin pretender abarcar la totalidad de su tema. En este caso, la ponencia se centró en la relación entre autor y realidad latinoamericana, y luego entre autor y lenguaje, descartando el presunto conflicto entre imagen y palabra y apuntando hacia un nuevo y fresco “descubrimiento...