“Uno debe escribir con los recuerdos”

El Mercurio Revista de Libros 24 de abril de 1994 Por Pedro Pablo Guerrero Una sutil y cariñosa mirada a la infancia ofrece la más reciente novela del escritor Guillermo Blanco «En Jauja la Megistrú» (Editorial Los Andes, Santiago, 1993). Talquino de nacimiento (1926), el autor de obras tan inolvidables como «Gracia y el forastero» -que sólo en 1993 vendió más de 100 mil ejemplares- y «Cuero de diablo», evoca en su nuevo libro recuerdos de provincia. Aunque vive en Santiago desde los ocho años, Guillermo Blanco aún se siente un trasplantado. “Soy provinciano de adentro”, confiesa en su casa de Ñuñoa, acogedora y fresca como caserón de campo, rodeada de árboles entre cuyas ramas todavía canta los pájaros. Su último libro, En Jauja la Megistrú, es un saludo nostálgico y lleno de ternura a esa infancia talquina que nunca ha podido olvidar. En la obra viven el recuerdo de sus padres, la...

Un tímido que teme exponerse

El Mercurio Revista de Libros 26 de noviembre de 1989 Por: Ana María Larraín Con la misma sensibilidad de siempre, pero quizás con renovada firmeza, Guillermo Blanco (63, casado, 5 hijos) aborda, tras el espinudo tema de la Inquisición, un asunto para él intransable: el de la libertad humana o, como prefiere decir “en cristiano”, el del libre albedrío («Camisa Limpia», Edit. Pehuén, Stgo., 1989) Su voz entrecortada y afable va llenando de sentido la mañana primaveral. Afuera cantan los pájaros y él detiene su charla para escucharlos. Algo parece cantar también en el interior de este hombre íntegro, que no teme reconocer sus debilidades, pero que evita detectarlas en los otros. Porque la vida, insiste, no es negra ni es blanca. Conocido por la trasparencia de su estilo y por la afanosa búsqueda de la verdad en su escritura, su última novela habla serenamente de éstos, sus dos...

Página en Blanco

Las Últimas Noticias 9 de junio de 1996 Por Verónica Vergara Guillermo Blanco Martínez, atrevido-tímido escritor y periodista de vida algo retirada de cócteles y farándulas. Comprometido con la palabra, con su porfía, con su cabeza, su estómago y su sangre española, sufre cada vez que uno de sus libros sale de imprenta. Su último “hijo“, “El humor brujo“. “Tengo un libro que se llama la enciclopedia de la estupidez, un libro sobre grandes errores que han cometido los grandes generales. Tengo el libro de las listas donde aparecen, por ejemplo, diez artistas famosos que murieron antes de los treinta años, diez personas que murieron en la tina de baño. Tengo libros con esas cosas disparatadas que dicen los niños en los colegios. Libros de anécdotas, de planchas…”. Guillermo Blanco tiene libros. Libros que busca, encuentra, compra, lee y colecciona. Libros que escribe. ¿Usted también tiene...

“No Escribo para Vender”

Revista Qué Pasa 11 de mayo de 1996 Por: Marcelo Soto El autor de Gracia y el forastero dice que no se explica por qué esa vieja novela ha tenido tanto éxito y habla de su nuevo libro, El humor brujo, un retrato nostálgico de los años 30. Cuando estaba en el liceo, un profesor le pidió que escribiera un comentario sobre Martín Rivas, la romántica novela de Alberto Blest Gana. Guillermo Blanco, entre cuyos compañeros se encontraba José Donoso, dijo que era un libro “pésimo y aburrido”. Fue uno de sus primeros actos de rebeldía. Hoy, a los 70 años, Blanco sigue siendo un personaje que escapa a los moldes. Su obra tiene poco que ver con la de los compañeros de su generación, como Lafourcade y el mismo Donoso. Y, a diferencia de ellos, se mantiene alejado del primer plano, pese a ser un autor de una de las novelas más exitosas de la literatura nacional. “No es que le haga el quite a los...

Mollera libre

Revista Hoy 13 de mayo de 1996 Por: Antonio Martínez Una vez dio vuelta a pie toda la ciudad de Salamanca; tenía 67. Otra vez salió de su casa a gritar por el nuevo Presidente. Era Pedro Aguirre Cerda; tenía 12 años. Guillermo Blanco ya suma 36 años como profesor, en la vida está por llegar a los 70 y todavía suma y sigue; su último libro se llama El humor brujo. Es un Chile de provincia, son los años 30, resuenan los tiros, la invasión italiana en Abisina y España está en Guerra Civil, Guillermo Blanco es un niño de Talca. Sus padres son del partido radical, los profesores enseñan y despiden libertad, en la atmósfera se respira algo parecido: libertad. Después de más de medio siglo, la pregunta es la misma. ¿Qué es ser un hombre libre? El primer problema empieza en que la libertad se define ejerciéndola. Cuando era chico, escribí algunas poesías y una de ellas era un homenaje a la...

Las palabras le hacen cosquillita

La Época 29 de octubre de 1995 Por: María José González La pasión de Guillermo Blanco por la palabra es su instrumento más eficaz para vincularse con el mundo. Desde esta perspectiva, la vida es un ir construyendo un diccionario vivo y personal. La memoria de Guillermo Blanco está desde siempre colmada de palabras. Su pasado es indisociable de la afición que lo transporta al mundo del lenguaje, y desde el lenguaje a la realidad circundante. Este amor se remonta a la historia antigua de su familia cuando su abuelo materno que tenía el gusto de escribir, presenta a las visitas ilustres de la ciudad de Talca. Su facilidad para el habla y la improvisación lo convierten en uno de los personajes memorables, que inculcan a Guillermo Blanco una pasión que perdura hasta el día de hoy. Otro personaje decisivo es su profesor de castellano Roberto Guerrero, quien lo estimula a escribir y es uno de...